viernes, 5 de febrero de 2016

De nuevo nos visita una mascota.

Este viernes, en el resumen de nuestra semana, os traigo una nueva entrada con la sorpresa de una nueva visita. Un alumno de tercero se pasó por las clases de infantil, entre ellas, la nuestra. Se trata de Juan, el hermano de Tomás, quien apareció con una conejita, que si no recuerdo mal se llama Estrellita. La visita no fue anunciada, con lo que el impacto fue grande. Casi se quedaron sin habla. Tuvimos la oportunidad de tocar a Estrellita, de pelaje suave y muy amable y tranquila de carácter. Está claro que nos encantan las mascotas y nos viene muy bien tener una en casa para adquirir responsabilidades apropiadas al alcance de los pequeños. 

"Existen múltiples factores que influyen en el desarrollo físico, social, emocional y cognitivo de los niños, como por ejemplo, el cuidado pre y postnatal, el apego de parte de los padres, el entorno domiciliario, la estimulación temprana hasta la forma y calidad del lenguaje que empleamos con ellos. Éstos se deben fomentar de manera positiva para el buen desarrollo del individuo desde edad temprana, sobretodo por los padres, quienes son los más importantes en el desarrollo integro de sus niños. Sin embargo, existe un factor relevante en el desarrollo de un individuo, el cual ha sido en muchas ocaciones y personas subestimado, pero tambien por muchas otras, tomado en cuenta y estimado por psicólogos, médicos y otros especialistas en la materia, y que influye enormemente en el desarrollo de las personas, en especial de los niños, que es, la tenencia de mascotas en el hogar. El tener una mascota de manera responsable, promueve enormemente el desarrollo en todos los aspectos: físico, emocional, cognitivo y social de los niños, trayendo enormes beneficios para éstos y para su entorno. Entre los beneficios que podemos encontrar está el sentido de responsabilidad que va a adquirir el niño al tener una mascota, el cual debe ser incentivado por los padres, enseñándole que es un ser vivo que siente y que requiere de cuidados constantes de todo tipo, como comer a ciertas horas un determinado alimento, beber agua fresca, jugar, correr, ser acariciado, dormir, asearse, etc. Lo que puede ayudar al desarrollo de destrezas sociales, basadas en el amor y el respeto, al aceptar al otro como legítimo otro. También, a través de la tenencia de una mascota, los niños pueden desarrollar aspectos positivos para su personalidad, como la paciencia y la empatía, al comprender distintas emociones y saber diferenciarlas, entregar afecto, respeto y cuidado por otro ser vivo. Por otra parte, la relación que se genera entre el niño y la mascota, al ser positiva, puede desarrollar en el infante una buena autoestima y confianza en sí mismo, como también la confianza en los demás, que ayudará a las futuras relaciones sociales. Según estudios, como los realizados por masterfoods, demostraron que los niños que tienen mascotas en el hogar son más felices, sociables y sufren menos de stress. El 80% de los padres encuestados afirmó que el tener una mascota en sus hogares, trajo bastantes beneficiosos a sus hijos, ya que se volvieron más sociables, alegres, activos y menos sedentarios, dejando de lado los videojuegos y dedicándose más a los deportes y actividades físicas con sus pares y sus mascotas. Estos patrones o esquemas que va desarrollando el niño al tener una mascota en casa, constituye un gran aprendizaje, que aunque parezca extraño, lo ayudará a la sociabilización con las demás personas a través del respeto y la responsabilidad, trayendo beneficios en sus relaciones sociales, como se mencionó anteriormente. También ayudará al desarrollo de su autoestima, la autoconfianza, la expresión de emociones, de afecto, sentimientos positivos, conductas de disponibilidad hacia las relaciones de confianza, virtudes como la paciencia, el amor al prójimo, la lealtad, etc. Según profesores, todas estas características de la personalidad que desarrollan los niños a través del contacto físico y emocional con sus mascotas, predisponen a una educación de calidad en las aulas, generando un cierto plus, ya que al tener alumnos empáticos y que se respetan y aceptan entre sí (en el lenguaje Humberto Maturana "niños amorosos") crea un mejor ambiente en las aulas, facilitando y favoreciendo el trabajo educacional de los profesores. Cabe mencionar las cualidades terapéuticas que tienen las relaciones entre personas y animales: la llamada zooterapia, que trabaja a través de estímulos sensoriales que influyen directamente sobre las emociones de las personas, ayudando muchas veces a la rehabilitación tanto de niños como de personas adultas".(tomado de http://sane-maka-naty-andy.blogspot.com.es/2007/10/importancia-de-las-mascotas-en-el.html).

Como véis, tener una mascota en casa tiene muchos beneficios por lo que os animo a que tengáis una, pero siempre teniendo en cuenta que no es un juguete que podamos desechar cuando nos incomode tenerlo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario