sábado, 1 de diciembre de 2018

Hacemos volteretas

La voltereta es una habilidad motriz básica que algunos niños hacen a edades muy tempranas y sin apenas esfuerzo, y que a otros les cuesta más. Cada niño es un mundo cuando hablamos del desarrollo motriz, grueso o fino, y tiene derecho a su propio ritmo. En el caso de las volteretas, también influyen otros factores relacionados con su personalidad: a los audaces les cuesta menos que a los más cautos. Por eso no estaría de más ayudar a este último a vencer sus miedos y conseguir dar esa primera voltereta perfecta. Una vez hecha, todo las demás irán rodadas.

 Para realizar la voltereta delantera, deberemos en primer lugar, colocarnos encima de una colchoneta o superficie acolchada donde podamos ubicar el cuerpo de forma cómoda. Colocaremos la cabeza boca abajo y en contacto con el suelo, con las rodillas doblabas y apoyadas hacia nuestro pecho. Al mismo tiempo, deberemos apoyar las manos a ambos lados de la cabeza, con las palmas hacia abajo, a la altura de las orejas. Nos quedaremos de rodillas, flexionando las rodillas, arqueando la espalda en forma de bola, flexionando las rodillas y las usaremos para impulsarnos hacia delante. De esta forma, nuestro cuerpo se impulsará hacia adelante.

 La voltereta delantera es un ejercicio que trabaja múltiples áreas musculares en su ejecución, tales como:

  • Deltoides frontal
  • Deltoides trasero
  • Trapecio medio
  • Trapecio inferior
  • Recto abdominal
  • Abdominales oblicuos
  • Cuádriceps
  • Glúteo mayor
  • Tríceps, cabeza larga
  • Músculos flexores de la muñeca
  • Bíceps braquial
  • Pectoral mayor externo
Por ello es interesante hacer este tipo de ejercicio.

Os dejo un vídeo de los peques haciendo esta actividad en el gimnasio:



¡¡¡La práctica es el mejor método de conseguir una voltereta adecuada!!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario