Seguidores

viernes, 25 de septiembre de 2015

¡¡Lee con nosotros!!

Leer es todo una aventura y aprender a leer es todo un reto. Como cualquier aprendizaje, el aprendizaje lectoescritor debe ser divertido si lo que queremos es lograr lectores entregados. Nosotros llevamos ya dos años conociendo las letras del abecedario a través del nombre propio. Hemos jugado mucho al juego del ahorcado (...) utilizando la mayúscula. Y por fin ha llegado el momento de conocer las minúsculas, algo que iniciamos el año pasado, sólo con algunos fonemas. Aquí os dejo un silabario que iremos ampliando poco a poco y en donde se pueden ver mayúscula y minúscula emparejadas para que los peques las identifiquen rápidamente. 
Las imágenes las he recogido de
 http://www.escuelaenlanube.com/tarjetas-silabicas-para-trabajar-en-educacion-infantil/



miércoles, 23 de septiembre de 2015

¿Qué recordamos después de las vacaciones?

Como es bien sabido, el proyecto evaluador en Educación Infantil está estructurado en tres fases: inicial, procesual y final.
Un currículo abierto y flexible reclama una evaluación continua e individualizada. 
La evaluación inicial o diagnóstica proporciona información sobre el nivel de desarrollo de las capacidades del alumno, del contexto y situación de la que parte el niño al llegar a la escuela infantil. La evaluación inicial en el nivel de tres años es diferente a la de cuatro y cinco respectivamente.  En tres años  se da una gran importancia al periodo de adaptación. En los siguientes niveles lo que evaluamos es el grado de consolidación  de los contenidos trabajados en el curso anterior para partir de lo que tienen adquirido y ampliar progresivamente atendiendo a los del nuevo nivel.
Como vemos, esta evaluación inicial tiene por objeto proporcionar información sobre la situación de la que parte el niño al llegar a la escuela, pero es preciso destacar que no es lo mismo esta evaluación inicial cuando el niño llega al centro por primera vez que cuando el niño cambia de curso o cuando cambia de nivel. Cada una de ellas tendría sus características peculiares y estaría a su vez condicionada por si hay cambio de tutor o no.
En nuestro caso hemos utilizado las siguientes fichas:






martes, 8 de septiembre de 2015

Deuda pendiente: premio FT

Estoy en deuda con dos grandes seguidoras y a las que yo también sigo con mucho cariño desde hace un tiempo. Se trata de Carmen Cardeñosa y Lina Guerrero. Ambas me concedieron generosamente el premio FT hace algunos meses, por partida doble, por lo que les estoy enormemente agradecida.  Hoy, tras unos meses de retraso, os invito a que visitéis sus respectivos blogs, pinchando sobre cada uno de los nombres. No os defraudará ninguno de los dos, aunque estoy segura de que ya los conocéis.

Y este es el premio:
¡¡¡UN MILLÓN DE GRACIAS!!!,  Carmen y Lina

Pues dicho esto y siguiendo las palabras de Carmen, yo también me siento en la libertad de valorar con este premio la Fidelidad a "Las cositas de la maestra Ana". Así que propongo a los siguientes blogs como nominados al mismo premio:

- Carmen Cardeñosa 
- Lina Guerrero
-  Blanca Lafarga
- Ana Martínez
- La seño Mariló
- Mirian Cartagena
- Marta Máster
- Marisa Alonso
- Eva
- Lola

¡¡¡Enhorabena a todas!!!






sábado, 5 de septiembre de 2015

Nos volvemos a ver en septiembre.

Ya estoy de vuelta otra vez, aunque en realidad no hice una despedida oficial en junio. Pero de momento, quiero recordaros que...



Concretamente, el nuevo curso dará comienzo el día 10 de septiembre. Y para ir "preparando los cuerpos" os dejo unos consejos que he encontrado en http://www.guiainfantil.com/educacion/escuela/vueltacole.htm:





Los recuerdos de las vacaciones se van quedando atrás y ahora el momento exige un nuevo desafío para la familia: el ingreso o la vuelta al colegio, a la escuela o a la guardería.
Todo eso supone más disciplina, cumplimiento de horarios, compra de ropa o de uniformes, de libros, y una infinidad de compromisos que exigen un esfuerzo tanto para los hijos como para los padres. Para muchos de ellos, la entrada en el colegio o la vuelta a las aulas representa un cambio demasiado radical.
Año tras año, la situación se repite y supone un considerable esfuerzo para reajustarla. La adaptación o la readaptación es un proceso, que suele durar aproximadamente una semana, siempre que el ambiente escolar y familiar sea el adecuado. Todo dependerá de la actitud que tengan los educadores y los padres.
Ambas partes tendrán que estar preparadas para transmitir a los niños una impresión positiva de lo que representa ir o volver al colegio, y apoyarles en la transición de las vacaciones a las clases. Para afrontar esta tarea, este material podrá ayudar a muchas familias a cargar las pilas y recuperar la ilusión por el inicio de un nuevo año lectivo. Al final, todo se supera, se arregla y se controla, con alguna dosis de paciencia y comprensión.

Las vacaciones permiten que los niños estén más relajados, sin prisas para ir a la cama, ni para madrugar. Por eso, cuando vuelve a sonar el despertador todo cambia. A parte de los horarios, el niño seguramente se enfrentará también a otros cambios: nuevos profesores, nuevas materias, nuevo grupo de compañeros y, algunos, nuevo colegio.
En cualquier caso, el ánimo de los padres debe ser esencialmente positivo para su hijo, sobre todo, porque la vuelta al colegio supone volver a las obligaciones: hay que estudiar y hacer deberes. Estos cambios provocan algunas alteraciones en el estado de ánimo de los niños y, aunque al principio, volver al colegio supondrá un gran esfuerzo, con el paso de los días se irá amenizando.

Cómo puedes ayudar a tu hijo con la vuelta al 

colegio:

Tanto para el ingreso como para la vuelta a la escuela o al colegio, es fundamental que el niño cuente con el apoyo y el ánimo de sus padres. Es necesario que el ambiente familiar sea favorable en casa para que el niño se sienta más seguro y apoyado para adaptarse a su nuevo ritmo de vida. 
Por esta razón, los padres debemos hablar con nuestros hijos acerca de la nueva situación, transmitirles confianza. Es necesario destacarles los cambios positivos y participar con ellos en todo el proceso. Puedes ayudarle de esta forma:
1. Forra con él los libros e identifícalos con su nombre.
2. Ayuda a tu hijo a eligir el material escolar que desee usar como lápices, cuadernos o ropa (en el caso de que no use uniforme). Es importante que el niño participe con su opinión en las compras.
3. Deja que tu hijo elija la mochila de sus libros y su estuche.
4. Ayuda a tu hijo a que se vaya adaptando al horario escolar un par de semanas antes del inicio de las clases.
5. Ármate de paciencia, sobre todo, durante la primera semana.