sábado, 14 de noviembre de 2015

Nos convertimos en albañiles en psicomotricidad

Esta semana hemos enfocado la clase de psicomotricidad a la construcción cooperativa. Para ello hemos utilizado ladrillos del material psicomotriz. Tras un previo calentamiento mediante la activación de las partes del cuerpo y dos vueltas a la pista de fútbol del patio de primaria, repartimos a los peques en dos grupos. Una acción importante era la cooperación. Para hacer una actividad en conjunto hace falta coordinación, ponerse de acuerdo y cooperar. Propuse dos tipos diferentes de actividades.

 La primera: construcción de una torre superponiendo los ladrillos. La consigna era que todos los ladrillos tendrían que estar colocados y manteniendo equilibrio sin caerse. Además todos tendrían que colaborar  poniéndose de acuerdo para no perder tiempo. El grupo que primero lo construyera, conseguiría 1 punto. Hicimos varias veces esta construcción para conseguir un número determinado de puntos que sumaríamos al finalizar el juego cooperativo.

Primero se cogieron el número correcto de piezas por grupo, para que los dos tuvieran la misma cantidad.

Aquí se ven a los peques "manos a la obra"

Todavía a algunos les cuesta  encajar la derrota.


La segunda: cada grupo debería construir una casa haciendo su propio diseño creativo. Aquí no contaba el tiempo aunque sí se pedía que utilizaran todos los bloques para realizar la construcción. Este segundo juego fue más complicado ya que al poder ver al equipo contrario, se creaban dudas en cuanto a la estética de la creación propia, Y se construía y derribaba con frecuencia las creaciones. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario