Seguidores

sábado, 3 de octubre de 2015

Empezando el curso muy coordinados

No hay nada que les guste más a las niñas que ir bien arregladas a donde quiera que vayan. Y es que en el fondo las mujeres somos coquetas y nos gusta que nos digan cosas bonitas. Es fácil que ese deseo aparezca desde  la más tierna infancia.  
Mis alumnas son muy coquetas y suelen venir muy bien vestidas. Pues bien, una anécdota de la semana pasada fue la coordinación de colores y tipo de ropa que trajeron dos de ellas. Me hizo tanta gracia que las fotografié...y...claro...ellas encantadas.



¿A QUE TENGO RAZÓN.?

¡¡¡Coordinadas y combinadas estupendamente!!! Y lo importante, ropa cómoda a la vez que elegante.

Pero en honor a la verdad, tengo que deciros que no todos los días vamos así vestidas,  (yo también me incluyo). Hemos establecido dos días a la semana para ir de forma deportiva, acorde con la actividad que vamos a realizar durante la jornada escolar. Los lunes y los jueves son los días que realizamos psicomotricidad. Y como tal venimos con chándal y calzado deportivo
En consonancia con lo anteriormente dicho y aunque creo en lo estamos haciendo bien, navegando hoy por la red, he visto un post muy interesante en la siguiente dirección web: 
http://ropaninos.about.com/od/educarconropa/a/10-Errores-Mas-Comunes-Al-Vestir-A-Los-Ni-nos.htm
donde se habla de los 10 errores más comunes al vestir a los niños.
Aquí os dejo lo que expone; a ver qué os parece:

"Hay errores muy básicos que los padres cometemos al vestir a los niños, y que pueden incidir en su comportamiento o actividad cotidiana.
La ropa puede ayudar a que sean felices, pero también puede provocarles disgustos. Vamos a tratar de evitarlos.
1-Ropa incómoda
La ropa de los niños, desde que van a la escuela infantil o kínder, debe ser cómoda. Los más pequeños realizan muchas actividades de aprendizaje y desarrollan las habilidades básicas, como comer, expresarse con manos y pies, pintar, ir al baño… Con unos zapatos que no les ajustan bien o les hacen daño, con pantalones jeans estrechos que no pueden bajarse a tiempo en el baño, con petos, faldas, vestidos y leotardos, o ropa demasiado delicada o vaporosa, se sentirán incómodos, no integrados e infelices.
Para que siempre pasen un buen día, la ropa debe ser adecuada a la actividad que realicen, como ir a la escuela infantil, o de visita los domingos.
2-Ropa insegura
Si la ropa es cómoda para ellos, también será segura. Si no pierden un zapato no se caerán corriendo. La ropa puede ser causa o medio para que se produzcan accidentes de todo tipo, como que se orinen encima, tropiecen, o se enganchen en juegos o columpios.
Su seguridad, debe ser prioritaria. En este sentido, hay que vigilar también la idoneidad de cierres, cremalleras, botones, cordones y corchetes. Cuanto más sencillos de manejar, mejor. La ropa debe ser flexible y fácil de quitar y poner.
3-Disfrazados a diario
Por mucho que queramos estimular su imaginación, no debemos vestirles constantemente como si fueran disfrazados. Los niños deben aprender a vestir de una forma normal y adecuada a la actividad que realicen, e ir con el traje de princesa al colegio, o como si fuera un papá que va a la oficina, con su corbata y todo, no es lo más recomendable, por mucho que a ellos les encante.
Puede que los padres gusten de vestir a sus hijos con estilos muy marcados (rockeros,góticos) pero lo oportuno sería hacerlo en días o momentos puntuales, y esperar a que los niños desarrollen sus propios gustos, para que decidan si con esa ropa se sienten bien ante su grupo de amigos.
4-Sin estilo o mal combinados
Que sean niños, no significa que pueden ir vestidos de cualquier manera. Las normas de estilo básicas, aceptadas socialmente por la mayoría, se pueden trasgredir cuando son más mayorcitos o adolescentes, y defienden con su ropa la identidad que están buscando.
Mientras les visten los padres, hay que procurar no poner calcetines con sandalias, no mezclar una camisa de vestir con unos pantalones deportivos, o unas deportivas de fútbol con un blazer. Tampoco queda bien una falda sobre unos jeans, o una blusa con un gran estampado y una falda con otro gran estampado distinto.
Enseñarles a combinar y vestir adecuadamente es fácil si se les aplica las mismas máximas de corrección y estilo que utilizan los mayores para vestirse ellos.
5-Ropa sexuada
Por mucho que nos guste vestirles como caballeritos y señoritas, existe ropa infantil con la que parecen mayores, que no se ajusta a los lógicos criterios del decoro en edad infantil. Una niña no debe llevar una blusa que parezca un corsé, ni un pequeño debe ir vestido como si trabajara en un local nocturno. Hay que evitar que la ropa infantil se vea demasiado “sexuada” o sexy. Ya tendrán tiempo de mayores.
6-Materiales inadecuados
El algodón o el lino son las telas más apropiadas para la ropa infantil. En ocasiones especiales, como en fiestas familiares o de disfraces, se pueden utilizar tejidos más vaporosos e incómodos, o más artificiales, que no dejan transpirar. Pero debe ser excepcional. Lo mismo ocurre con adornos como las lentejuelas, la licra y las prendas ajustadas, o los tintes de mala calidad, que les manchen o puedan producirles intoxicaciones.
La ropa con manchas permanentes, o deteriorada, también debe ser desechada, por seguridad, y por imagen.
7-Colores en su punto
Vestir a los niños con colores, incluso muy vivos, es adecuado para que se sientan alegres y estimulados. Sin embargo, no hay que pasarse. No se trata de que un niño o niña vaya al colegio como si fuera un cuadro impresionista. También en la utilización del color y su combinación debemos tener cuidado.
Un exceso de cromatismo en cuanto a cantidad e intensidad, puede hacer que llame la atención de una forma negativa. La misma norma se puede aplicar al contrario. Los niños no deberían ir vestidos de manera monocromática, o aburrida, con un abuso de los blancos, los negros y los grises.
8-Talla equivocada
Llevar la ropa o el calzado que se les ha quedado pequeña no sólo es incómodo e inseguro para ellos, sino que puede generarles, incluso, pequeñas lesiones o problemas de salud. Llevar la ropa más grande de su talla también es incómodo, aunque más sencillo de solucionar, haciendo pequeños arreglos de costura , que se pueden deshacer cuando crecen, como meter los dobladillos.
9-Ignorar el clima
Por muy cómodos y guapos que estén, no deben llevar zapatillas de tela en época de lluvia. Ni se debe abrigarles en exceso, ni creer que con varias capas de ropa de primavera pueden luchar contra el frío. Los niños deben llevar la ropa que les preserve del frío y otras inclemencias, y vestir con prendas ligeras y frescas cuando hace calor. Sobre todo cuando son más pequeños y no tienen autonomía para quitarse o ponerse ropa que les esté incomodando. Y deben tener prendas suficientes, para prever manchas, roturas y accidentes.
10-Moda mal interpretada
Se puede controlar que los niños no parezcan anuncios andantes cuando podemos vestirles con ropa de marca. No es del todo bueno para su educación que se distinga por ello y aprenda a “presumir” de nivel adquisitivo. Si un día no se le puede vestir con marcas, lo puede pasar muy mal.
Lo mismo ocurre al contrario, si su entorno viste con algo más que “trapillo” o ropa de gran superficie, podemos buscar ropa de marca y calidad de segunda mano para que pueda tener de todo en su armario. Escuchar a los hijos sobre sus gustos e informarse sobre qué se lleva entre sus amistades, ayuda a tener una interpretación afín a la suya en cuanto a la moda, y cómo quieren vestirse".

Espero que estos consejos sean de utilidad y nos ayuden en el día a día.


2 comentarios:

  1. HOla. qué guapas y elegantes van... Mis hijas van de uniforme y al final es lo más práctico porque se evitan diferencias de vestuarios y accesorios... Me parecen super correctan tus indicaciones sobre la ropa... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que coincides con mis indicaciones. Muchas gracias por tu comentario, Marta.

      Eliminar