Seguidores

miércoles, 23 de septiembre de 2015

¿Qué recordamos después de las vacaciones?

Como es bien sabido, el proyecto evaluador en Educación Infantil está estructurado en tres fases: inicial, procesual y final.
Un currículo abierto y flexible reclama una evaluación continua e individualizada. 
La evaluación inicial o diagnóstica proporciona información sobre el nivel de desarrollo de las capacidades del alumno, del contexto y situación de la que parte el niño al llegar a la escuela infantil. La evaluación inicial en el nivel de tres años es diferente a la de cuatro y cinco respectivamente.  En tres años  se da una gran importancia al periodo de adaptación. En los siguientes niveles lo que evaluamos es el grado de consolidación  de los contenidos trabajados en el curso anterior para partir de lo que tienen adquirido y ampliar progresivamente atendiendo a los del nuevo nivel.
Como vemos, esta evaluación inicial tiene por objeto proporcionar información sobre la situación de la que parte el niño al llegar a la escuela, pero es preciso destacar que no es lo mismo esta evaluación inicial cuando el niño llega al centro por primera vez que cuando el niño cambia de curso o cuando cambia de nivel. Cada una de ellas tendría sus características peculiares y estaría a su vez condicionada por si hay cambio de tutor o no.
En nuestro caso hemos utilizado las siguientes fichas:






No hay comentarios:

Publicar un comentario